Causas del acoso escolar o bullying

acoso escolar

Causas del acoso escolar

Las causas del acoso escolar debemos englobarlas en una perspectiva que incluya diferentes factores a tener en cuenta.

Los factores individuales encontramos una personalidad retraída o baja autoestima en el caso de las víctimas y un temperamento agresivo y alteraciones en la emoción y la conducta en el caso de los agresores.

En el caso de los agresores, el factor familiar es uno de los más importantes, donde la inestabilidad en la estructura familiar, falta de vínculo afectivo o abandono, convivencia familiar pobre, contradicciones, imposición o autoritarismo, presencia de actos violentos, permisividad o pasividad, etc.

Cabe comentar que el fracaso escolar no parece ser una característica importante como causa del bullying en alumnos agresores en comparación con el resto de factores, pues muchos estudios no han encontrado relaciones directas entre ambas variables: bullying y fracaso escolar.

Así, también existen factores que provienen directamente del centro escolar que afectan en la dinámica bullying como actitudes de falta de coordinación y colaboración entre el profesorado, inconsistencia en la prevención de conductas agresivas, intrusismo profesional o la permisividad del profesor así como la convivencia de varias culturas dando lugar a actos racistas.

Consecuencias del acoso escolar

Consecuencias del acoso escolar

La consecuencia, tanto en víctimas como agresores, suele ser la disminución del rendimiento escolar junto con un cambio en el comportamiento habitual.

Al tener éxito con conductas intimidatorias frente a los compañeros, el agresor puede elevar las probabilidades hacia una conducta delictiva en un futuro, al ver en este comportamiento una nueva forma para conseguir sus objetivos. Además, puede conseguir un mejor status social a base de refuerzos del grupo sobre su acto agresivo o violento. En este caso, las consecuencias van más allá del ambiente escolar. El hecho de aprender a comportarse de este modo para conseguir lo que quiere, el agresor puede llegar a extender esas formas de dominio del otro a la convivencia doméstica.

Las peores consecuencias las sufre la víctima de bullying. Sufrir acoso escolar puede acabar en fracaso escolar, ansiedad anticipatoria o fobia al colegio, con lo que configura una personalidad insegura para el desarrollo óptimo de la persona, a nivel personal y social. Y la peor consecuencia de todas, el suicidio, como única vía para escapar de la situación. Recordemos el caso Jokin en España.

No olvidemos que el hecho que la asistencia a clase sea obligatoria y que implique necesariamente formar parte de un grupo aumenta el malestar experimentado por quien sufre el maltrato de sus compañeros. Además son las víctimas y no los agresores, los alumnos a los que se les suele cambiar de colegio o instituto para evitar la situación, con lo que el agresor sigue en el mismo centro y puede continuar con sus batallas contra otro alumno.

En las víctimas de acoso escolar se encuentran daños físicos evidentes pero también daños sociales como la inhibición o el retraimiento, daños psicosomáticos como pesadillas, falta de apetito, trastornos gastrointestinales, etc., así como psicológicos (síntomas de depresión, ansiedad, frustración) y conductuales en forma de agresión, irritación o rutinas obsesivas.

Para prevenir las causas y evitar las consecuencias, la intervención debe ser siempre conjunta entre padres, profesores y profesionales de la psicología para poder abordar el caso desde diferentes perspectivas y el resultado sea el óptimo.

¿Qué es el acoso escolar?

¿Qué es el acoso escolar?

Podríamos definir el acoso escolar o bullying como un acto de intimidación (físico y psicológico) iniciado y mantenido en el tiempo por una o varias personas contra otra, más débil.

Así, hay 3 criterios principales que identifican un caso de bullying:

  1. Intención de hacer daño
  2. Reiteración de las conductas, durante un periodo largo de tiempo y de forma recurrente
  3. Desequilibrio de fuerzas, habiendo desigualdad de poder entre una figura fuerte y otra más débil, la víctima.

El acoso escolar puede presentarse de diferentes formas:

  • físico, que se muestra con acciones o agresiones físicas ya sean patadas, peleas, zancadillas, tirones de pelo, etc.
  • no físico o psicológico, que puede ser tanto verbal como insultos o motes, como no verbal (hacer gestos groseros, aislar, enviar notas, etc.).

Características del acoso escolar

En general, el bullying pertenece a los primeros cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). En los cursos posteriores, el índice de acoso escolar va disminuyendo.

Por otro lado, si tenemos en cuenta el género, el acoso escolar es un fenómeno generalmente masculino. La mayoría de estudios consideran que son más los niños los que se creen tanto agresores como víctimas en cualquiera de las formas de acoso.

Es muy importante pertenecer a un grupo de iguales. Es por eso lo más común es que el acoso escolar sea instigado por un grupo de alumnos en el que uno suele ser el agresor principal y el resto de “acompañantes de batalla”.

Muchas investigaciones sitúan como principal escenario el aula o el interior del colegio allí donde más casos de bullying se conocen y concluyen que agresores y victimas comparten aula o, al menos, curso.

Para evitar que el fenómeno bullying se extienda, la intervención debe ser siempre conjunta entre padres, profesores y profesionales de la psicología para poder abordar el caso de forma preventiva o con intervención inmediata y eficaz.