Psicopedagogía. Deberes escolares

Deberes escolares: 4 pasos clave para ayudar a tus hijos a hacer sus tareas

El Child Mind Institute (Instituto de la Mente Infantil ) ha publicado recomendaciones dirigidas a los padres, sobre rutinas y sistemas de incentivos para ayudar a los niños a realizar las tareas escolares

Como dice el Instituto, los deberes escolares resultan más fáciles de realizar cuando están vinculados a rutinas, estructuradas en los siguientes pasos

Paso 1. Encontrar un espacio en la casa donde llevar a cabo las tareas escolares.

La ubicación adecuada dependerá del niño y de la cultura familiar. Para algunos niños es mejor un lugar tranquilo, como un escritorio en su habitación; para otros, es mejor en un lugar apartado de las distracciones de la habitación, como la mesa del comedor. Asimismo, mientras que hay niños que necesitan trabajar ellos solos, otros necesitan que sus padres estén cerca, respondiendo a sus preguntas cuando surgen dudas. Este espacio debe acordarse mutuamente entre el niño y los padres.

Paso 2. Habilitar el espacio para realizar los deberes.

Una vez establecido un espacio, hay que habilitarlo como un lugar de la casa específico para hacer los deberes escolares. Para ello, es fundamental que sea un espacio de trabajo definido y grande. Es importante disponer de todos los materiales necesarios para hacer los deberes, dependiendo de la edad y las tareas del niño.

Si el lugar elegido se utiliza también para otras cosas (por ej., la mesa del comedor), el niño puede guardar los materiales en una caja o bandeja portátil. Si es posible, el espacio que se haya habilitado debe incluir un tablón con un calendario mensual a través del cual el niño podrá realizar un seguimiento a largo plazo de las tareas. Permitir a los niños un poco de autonomía en la decoración de este espacio puede ayudarles a sentirse más cómodos, si bien teniendo cuidado de que la cantidad de materiales no sea excesiva ni distractora.

Paso 3. Establecer un tiempo para las tareas escolares.

Los niños deben tener el hábito de hacer la tarea a la misma hora todos los días. El tiempo puede variar dependiendo de cada uno. Algunos niños necesitan un descanso justo después de la escuela para hacer ejercicio y tomar una merienda. Otros necesitan comenzar la tarea mientras están todavía en un “modo escolar” (es decir, nada más salir de la escuela). Cuanto más tarde se ponga, más cansado se sentirá y más lento será su desempeño.

Paso 4. Seguir un horario diario.

En general, la sesión de deberes debe comenzar con sentarse y elaborar un horario de lo que se debe hacer, revisar todas las tareas del día y calcular el tiempo aproximado para hacer cada una.  Se debe asegurar que el niño las comprende y cuenta con todos los materiales necesarios. El artículo incluye un horario diario para las tareas, disponible en inglés a través del siguiente enlace: www.infocoponline.es/pdf/HORARIO.pdf

Durante el tiempo que dure la realización de los deberes escolares, puede ser bueno establecer pequeños descansos, especialmente cuando hay una gran cantidad de tareas pendientes. A este respecto, algunos niños prefieren tomar pausas en intervalos de tiempo específicos (cada 15 minutos), mientras que otros consideran mejor realizar los descansos una vez que se termine una actividad.

texto adaptado vía INFOCOP

Hay niños que, por sus dificultades, no son capaces de llevar a cabo estas rutinas. Aquí es cuando se necesita la colaboración de un experto en reeducación psicopedagógica para ayudar a los padres y al propio alumno a aprender estos hábitos. Si somos capaces de ayudar a nuestros hijo para hacer los deberes (sin hacerlos) podremos pasar al siguiente nivel que es prestar atención para poder estudiar y aplicar técnicas de estudio que le permitan asimilar el contenido.

Silvia Valero Loro
Psicóloga General Sanitaria col.COPC 15464
Psicoterapeuta
Psicología infantil Granollers
Psicología forense Granollers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *